Esporotricosis en Brasil: animales + humanos = una sola salud. F. Javier Cabañes

Enero 2019.

Tal como indica la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) el concepto de “una sola salud” fue introducido a comienzos del 2000 en una iniciativa concertada con la OMS y FAO para remarcar que la salud humana y la sanidad animal son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas en los cuales coexisten. De hecho, el 60% de los patógenos capaces de infectar al hombre y de causar zoonosis provienen de los animales domésticos o salvajes.

De este tipo de patógenos, tan sólo unos pocos son hongos. En este apartado podemos destacar alguno de los agentes dimórficos que producen la esporotricosis. Clásicamente la esporotricosis se considera una micosis de implantación causada por especies del complejo Sporothrix schenckii cuyo reservorio es el suelo, determinadas plantas y material vegetal en descomposición. En el hombre se considera una enfermedad ocupacional de jardineros y agricultores en los que aguijones, espinas y astillas de origen vegetal facilitan la entrada del patógeno en su forma miceliar. Actualmente se conoce que las especies causantes de estas sapronosis son predominantemente Sporothrix  globosa y Sporothrix schenckii sensu stricto.

No obstante, en las últimas dos décadas, Brasil ha experimentado uno de los mayores brotes epidémicos de esporotricosis que tiene claramente un origen zoonótico. Estos brotes se correlacionan claramente con un incremento de casos de esporotricosis en gatos. En estas zoonosis, los arañazos y mordeduras producidas por estos animales facilitarían la entrada del patógeno directamente en su fase levaduriforme, teniendo un papel principal en la transmisión y en el incremento de la incidencia de esta enfermedad en gatos, perros y en el hombre.

De hecho, en Rio de Janeiro, donde la población de gatos callejeros es elevada, se han detectado más de 5.000 casos en los últimos años, siendo estos animales los protagonistas principales de la transmisión de la esporotricosis al hombre en un brote zoonótico sin precedentes. La especie responsable de esta zoonosis es Sporothrix brasiliensis (Gremião et al. 2017). Se ha demostrado que esta especie presenta una alta virulencia y parece ser menos sensible a determinados agentes antifúngicos como el itraconazol o la anfotericina B. Otras especies como S. schenckiiS. globosa o Sporothrix luriei están siendo responsables de un número mucho menor de casos de esta enfermedad en estas latitudes. En otros estados brasileños como el de Rio Grande del Sur los casos de esporotricosis, aunque en menor medida, también están aumentando (Poester et al. 2018). Un claro ejemplo para aplicar el concepto de “una sola salud”.

La infección por  Sporothrix schenckii  se asocia normalmente a un traumatismo con material  vegetal (aguijones, astillas,…) que contiene la fase miceliar del hongo ©F. Javier Cabañes.
La infección por  Sporothrix schenckii  se asocia normalmente a un traumatismo con material  vegetal (aguijones, astillas,…) que contiene la fase miceliar del hongo ©F. Javier Cabañes.
La infección por  Sporothrix brasiliensis se asocia normalmente a arañazos o mordeduras producidos por un gato infectado que inocula directamente la fase levaduriforme del hongo ©F. Javier Cabañes.
La infección por  Sporothrix brasiliensis se asocia normalmente a arañazos o mordeduras producidos por un gato infectado que inocula directamente la fase levaduriforme del hongo ©F. Javier Cabañes.

Deja un comentario